Metodo Charlotte Mason

Estudio de la Naturaleza. Parte 3.

“El niño observador debe estar en el camino de las cosas que vale la pena observar”

“Últimamente se ha dicho mucho sobre el peligro de la sobrepresión, de requerir demasiado trabajo mental a un niño en sus años tiernos. El peligro existe; pero radica, no en darle demasiado al niño, sino en darle lo que no debería hacer, es decir, el tipo de trabajo para el cual, el estado actual de su desarrollo mental no le corresponde. ¿Quién espera que un niño con enaguas levante medio peso? Pero déle al niño el trabajo que su naturaleza pretende para él, y la cantidad que puede superar con facilidad es prácticamente ilimitada. ¿Quién vio a un niño cansado de ver, de examinar a su manera las cosas desconocidas? Este es el tipo de alimento mental para él, que tiene un apetito ilimitado, es ese el alimento de la mente que por el momento está destinado a hacerlo crecer. Charlotte Mason

Esta tercera parte de la Serie Estudio de la naturaleza comparte las premisas de la Srta. Mason acerca de los primeros años de vida y el contacto con lo natural. Con ese respeto que siempre mostró hacia la niñez, nos invita a reconocer al niño desde su etapa de desarrollo y lo acorde que está la naturaleza en la provisión del alimento intelectual que un niño requiere.

Hoy día, los niños desde muy temprana edad son saturados de actividades acádemicas que ciertamente no estan acorde a la etapa de desarrollo en la que se encuentran y por otro lado me atrevo a decir que hay una inclinación también a promover el hiper-contacto con ambientes artificiales más que con los ambientes naturales. Es necesario, que como padres y educadores podamos dicernir qué podemos implementar, en medio de todas las tendencias educativas que hoy nos inundan, poder dar prioridad a las actividades que hacen honor a su etapa de desarrollo, pero sobretodo a lo que son, niños curiosos y deseosos de explorar, conocer, jugar y disfrutar de sus años más libres.

A continuación les comparto otro extracto tomado del Volumen I de Charlotte Mason en referencia al estudio de la naturaleza y vida al aire libre.

El conocimiento de la naturaleza lo más importante para los niños pequeños.  Sería bueno si todas las personas con autoridad, los padres y todos los que actuamos por los padres, pudiéramos creer que no hay ningún tipo de conocimiento que se pueda obtener en estos primeros años tan valioso para los niños como el que obtienen por sí mismos del mundo en el que viven. Una vez que se pongan en contacto con la naturaleza, se formará un hábito que será una fuente de deleite durante toda la vida. Todos estamos destinados a ser naturalistas, cada uno en su grado, y es imperdonable vivir en un mundo tan lleno de maravillas de la vida animal y vegetal y no preocuparnos por nada de esto.

EL NIÑO RECIBE CONOCIMIENTO MEDIANTE SUS SENTIDOS

La enseñanza de la naturaleza. Observe a un niño que mira fijamente algo nuevo para él, y verá que está tan naturalmente ocupado como un bebé en el pecho; él está, de hecho, tomando la comida intelectual que requiere la facultad de trabajo de su cerebro en ese período. En sus primeros años el niño es todo ojos; observa, o más bien, percibe, llamando a la vista, el tacto, el gusto, el olfato y la audición en su ayuda, para aprender todo lo que puede y descubrir sobre cada cosa nueva que se le ofrece. Todo el mundo sabe cómo un bebé tambalea sus dedos pequeños y suaves para llevárselos a la boca, y como golpea la cuchara o la muñeca para que produzca sonido.
Esto es como la escuela para él, y él aprende a un ritmo sorprendentemente rápido cuando consideramos cuánto hay en el hecho de ver solo a un bebé que aún no conoce la diferencia entre un objeto plano y uno redondo. Todo es nuevo para él y algunos conceptos, como plano y redondo, solo se pueden aprender por medio de la experiencia.

Luego, piense en ese pequeño puño que agarraba un vago aire antes de intentar alcanzar un objeto, verá también cómo aprende el paradero de las cosas, aún sin tener idea de la dirección. ¿Y por qué llora por la luna? ¿Por qué anhela de la misma forma, un caballo o un insecto como un juguete apropiado? Porque lejos y cerca, grandes y pequeños, son ideas que aún tiene que comprender. El niño tiene mucho que hacer antes de estar en condiciones de “creer en sus propios ojos”; pero la naturaleza enseña tan gentilmente, tan gradualmente, tan persistentemente, que nunca es demasiado, sino que el niño continúa acumulando pequeñas reservas de conocimiento sobre lo que se le presenta.

Y este es el proceso que el niño debe continuar durante los primeros años de su vida.  Este es el tiempo que debe gastarse en familiarizar al niño con todo lo que le rodea. Poco a poco tendrá que concebir cosas que nunca ha visto: ¿cómo puede hacerlo, excepto en comparación con las cosas que ha visto y sabe? Poco a poco se le pedirá que reflexione, comprenda y razone; ¿Qué material tendrá, a menos que tenga una reserva de hechos para seguir? El niño al que se le ha hecho observar cuán alto está en el cielo el sol al mediodía en un día de verano, y qué tan bajo está al mediodía a mediados de invierno, puede concebir el gran calor de los trópicos bajo un sol vertical. y entender que el clima de un lugar depende en gran medida de la altura media que alcanza el sol sobre el horizonte.

Lecciones Objetivas. Ahora, ¿hasta qué punto se cumple este deseo natural por el conocimiento? En las escuelas infantiles y de jardín de infantes, es bueno hasta ahora, pero a veces es como el francés que alimentaba a su caballo con un grano al día. El niño en casa tiene más cosas nuevas traídas bajo su aviso, aunque con menos método. Sin embargo, ni en casa ni en la escuela se hace un gran esfuerzo para presentarle al niño la abundante “fiesta de los ojos” que sus necesidades le exigen.

Un niño aprende de cosas reales. Las personas mayores, en parte debido a nuestro intelecto más maduro, en parte debido a nuestra educación defectuosa, obtenemos la mayor parte de nuestro conocimiento a través de las palabras. Configuramos al niño para que aprenda de la misma manera, y lo encontramos aburrido y lento. ¿Por qué? Porque es solo con unas pocas palabras de uso común que asocia un significado definido; todo lo demás no son para él más que los vocablos de una lengua extranjera. Pero colóquelo cara a cara con una cosa, y él es veinte veces más rápido que usted en saberlo todo; el conocimiento de las cosas vuela a la mente de un niño como limaduras de acero a un imán. Y paso a paso su conocimiento de las cosas y su vocabulario crece; porque es una ley de la mente que lo que sabemos luchamos por expresar. Este hecho explica muchas de las preguntas aparentemente sin sentido de los niños que están en búsqueda, no de conocimiento, sino de palabras para expresar el conocimiento que tienen.

Ahora, considere qué desperdicio de energía intelectual es callar a un niño bendecido con esta capacidad desmesurada de ver y conocer dentro de las cuatro paredes de una casa, o en las tristes calles de una ciudad. O supongamos que se le suelta en espacios donde hay mucho que ver, pero es casi tan malo dejar que esta gran facultad del niño se disipe en observaciones aleatorias por falta de método y dirección.

El sentido de la belleza proviene del contacto temprano con la naturaleza. Los niños pueden aprender una cantidad ilimitada de cosas que nunca olvidarán incluso antes de comenzar la escuela . El niño que puede decir “de antemano dónde encontrar la media docena de abedules más elegantes, los tres o cuatro mejores fresnos en el vecindario de su casa, tiene posibilidades en la vida de una docena a una en comparación con aquel que no diferencia un olmo de un roble; y no solo las posibilidades de ser exitoso, sino  también las posibilidades de una vida más amplia y feliz, porque es curioso cómo ciertos sentimientos están vinculados con la mera observación de la naturaleza y los objetos naturales. “El sentido estético, de lo bello”, dice el Dr.Carpenter, “de lo sublime, de lo armonioso, parece en su forma más elemental conectarse inmediatamente con las Percepciones que surgen del contacto de nuestras mentes con la naturaleza externa”, mientras cita al Dr. Morell, quien dice aún con mas énfasis que “Todos aquellos en los que se ha demostrado una apreciación notable de la forma y la belleza, se registran sus primeras impresiones de un período mucho antes de la existencia concreta de ideas o instrucción verbal.”

Estas últimas sugerencias de la Srta. Mason sobre el estudio de la naturaleza, me hace pensar que aún al exponer nuestros pequeños desde temprana edad a lo natural, le ofrecemos la oportunidad desarrollar la contemplación y el reconocimiento por lo bello que ha inspirado a mentes tan brillantes y prodigiosas como escritores y poetas. Uno de los objetivos no menos importante en la educación de nuestros pequeños, alimentar su alma, porque entendemos que su mente no es un valde que solo necesita ser lleno de información intelectual y hechos científicos. La Señorita Mason también nos comparte:

La intimidad con la naturaleza contribuye al bienestar personal. Pero permitirles nadar en la corriente es el menor de los beneficios que este entrenamiento temprano debería conferir a los niños; un amor por la naturaleza, implantado tan temprano que parecerá haber nacido con ellos, enriquecerá sus vidas con intereses puros, realizando actividades, absorbiendo salud y buen humor. “He visto”, dice el mismo escritor [Kingsley], “el joven de feroces pasiones y audacia incontrolable, gasta de manera saludable esa energía, que diariamente se ve amenazada de hundirlo en la imprudencia o en el pecado.

Con esta última porción terminamos la tercera parte de esta serie, que no es más que fuente de buena inspiración y razones para promover un acercamiento más constante a la naturaleza y todo lo que sea digno de observarse. Razones que nos motivan incluso a evaluar nuestro entorno y hacer cambios necesarios para que nuestros pequeños tengan más a su alcance un “festín para sus ojos”.

En las próximas semanas para finalizar esta serie, estaré compartiendo todo lo relacionado a la parte académica, logística y técnica del estudio de la naturaleza, es decir, todo lo relacionado a los cuadernos de naturalezas, lecciones formales, recomendaciones de recursos, blogs y páginas que puedan contribuir a que hagamos de este estudio lo más enriquecedor posible.

¡Nos vemos pronto!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s