CURRICULO

Consideraciones para un Plan de Estudios

En el Volumen I, Educación en el Hogar, tenemos las siguientes recomendaciones para las lecciones de los niños: (Teniendo en cuenta que en su primer volumen la metodología se dirige especialmente a niños hasta los 9 años)

Cuatro pruebas que deberían aplicarse a las lecciones de los niños. Entonces, vemos que las lecciones de los niños deberían proporcionar material para su crecimiento mental, deberían ejercitar las diferentes capacidades de sus mentes, deberían proporcionarles ideas fructíferas y deberían proveerles el conocimiento, realmente valioso por sí mismo, preciso e interesante, del tipo que el niño puede recordar como un hombre con provecho y placer. Antes de aplicar estas pruebas a las diversas asignaturas en las que comúnmente se instruye a los niños, ¿puedo recordarles dos o tres puntos que me he esforzado por establecer en las páginas anteriores:

Resumen de seis puntos ya considerados:

(a) Que el conocimiento más valioso para el niño es el que obtiene con sus propios ojos, oídos y dedos (bajo dirección o guía) al aire libre. [O en su ambiente real]

(b) Que no se debe permitir que las asignaciones de la sala de clase invadan el derecho del niño de largas horas diarias para hacer ejercicio e investigación.

(c) Que el niño debe llevarse diariamente, si es posible, a escenarios, ya sean páramos o prados, parques, campo común o orillas – donde pueda encontrar cosas nuevas para examinar, y de esa manera agregar a su reserva de conocimiento real. Que la observación del niño debe dirigirse a flores o rocas, pájaros o árboles; que, de hecho, debería emplearse en la recopilación de información común que es la base del conocimiento científico.

(d) El juego, un juego vigoroso y saludable, es, a su vez, tan importante como las lecciones, tanto en lo que respecta a la salud corporal como al poder del cerebro.

(e) Que el niño, aunque bajo supervisión, se debe dejar solo, para sí mismo, tanto para que pueda trabajar a su manera en las ideas que recibe, y para que sea más abierto a las influencias naturales.

(f) Que la felicidad del niño es la condición de su progreso; que sus lecciones sean alegres, y que las ocasiones de fricción en el aula sean en gran medida desaprobadas.

Luego en el segmento del volumen III. Educación Escolar, bajo el título “Consideraciones para un Plan de Estudios”, podemos tener una idea básica de las razones por las cuales Charlotte Mason no tenía como medios principales para transmitir conocimiento, algunos elementos educativos tradicionales de su época:

“En resumen, creo que nuestros esfuerzos en la educación intelectual comúnmente fallan por seis causas: Causas del fracaso:

a. La lección oral, que en el peor de los casos es muy pobre, y en el mejor de los casos está muy por debajo del tratamiento ordenado del mismo tema, ya hecho por otra mente original en el libro correcto. (Existe el libro correcto, antiguo o nuevo, en innumerables opciones, pero se necesita mucho cuidado en la elección, así como mucha experiencia en los gustos y disgustos versátiles de los niños).

b. La conferencia, que comúnmente se obtiene de varios libros en notas rápidas del maestro; y luego se entrega en apresuradas notas de las cuales los estudiantes toman notas, y finalmente estos las usan para atiborrarse para un examen . La conferencia es a menudo cuidadosa, minuciosa y bien ilustrada; pero ¿tiene el mismo valor educativo el contacto directo con la mente original de un pensador capaz, que haya escrito su libro sobre el tema?

c. El libro de texto, comprimido y re-comprimido de uno o muchos libros grandes. Estos manuales son de dos tipos: los francamente secos y poco interesantes, que enumeran hechos y detalles; y los fáciles, que buscan entretenimiento. Creo que estamos seguros al decir que no hay valor educativo en ningún tipo de libro de texto.

d. La mente perezosa [del estudiante] que resulta de haber estimulado otros deseos para hacer el trabajo, en lugar de aprovechar ese deseo inherente y totalmente adecuado que quiere obtener conocimiento.

e. En las escuelas primarias, la dependencia de dispositivos y objetos ilustrativos que paralizan la mente.

f. También en las escuelas primarias, al usar libros “Lectores” que, sin importar cuán cuidadosamente sean seleccionados, nunca pueden ser tan valiosos como leer literatura real.

Educación por libros. El gran fracaso educativo que todavía tenemos que enfrentar es en materia de libros. Sabemos que los libros almacenan el conocimiento y el pensamiento del mundo; pero la masa de conocimiento, la multitud de libros, nos dominan, y creemos que podemos seleccionar de aquí y de allá, de este libro y de otro, fragmentos y hechos de conocimiento y distribuirlos en folletos para estudiar para los exámenes, o lecciones orales y conferencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s