Metodo Charlotte Mason

Estudio de la Naturaleza. Parte 1

“Considere también, qué entrenamiento mental inigualable está obteniendo el niño naturalista para cualquier estudio o llamado bajo el sol; los poderes de atención, de identificación, de la búsqueda paciente ¿No son tan útiles todas estas cosas? ”

Charlotte Mason

Quiero ser totalmente honesta acerca de este tema, el cual ha sido la parte más desafiante hasta el momento en cuanto al método Charlotte Mason se refiere. Haber crecido lejos del campo y el verde, y vagamente expuesta a la naturaleza me reta en gran manera en modelarlo a mis hijos, ¡mantener la calma cuando veo un insecto y que además vuele, es un trabajo de respiración interna secreta! Al ver todos esos perfiles en las redes sociales de familias que pasan un tiempo diario en el bosque atrapando animales, insectos, y anfibios, mi desámino crecía a mil y más inadecuada no me podía sentir. Pero, ¿por qué privar a los míos de esta oportunidad de ver con ojos diferentes el mundo natural?

Así que respiré profundo, deseché los pensamientos de conmiseración y hemos empezado por lo más simple. No hemos ido a bosques, ni hecho caminatas diarias cual scouts experimentados, sino que hemos empezado por nuestro patio. En serio, no se imaginan todo lo que hay por observar en un espacio tan pequeño, pero una vez más me convenzo, que los sentidos necesitan poco a poco ser entrenados para ver con los lentes de la observación lo que tenemos ante nosotros pero que ha sido simplemente ignorado.

Quiero compartir en esta primera parte de la Serie Estudio de la Naturaleza, algunos extractos del primer volumen donde la Srta. Mason nos provee de algunas ideas prácticas para entrenar y desarrollar la capacidad de observación. Para los que nos encontremos en la ciudad dónde hay poco verde, podríamos ponerlo en práctica en una salidad al jardín botánico de la ciudad, en la playas, zoológicos, o parques con árboles y jardines, también acuarios, aviarios etc…

Excursionismo Después que vuelven con su madre y, mientras su ingenio está fresco y sus ojos entusiasmados, ella los envía a una expedición de exploración. ¿Quién puede ver más y contarle más sobre aquel montículo o arroyo, seto o bosque? Este es un ejercicio que deleita a los niños, y puede variar infinitamente, llevándose a cabo en el espíritu de un juego y, sin embargo, con la exactitud y el cuidado de una lección.

Como ver. ‘Descubre todo lo que puedas sobre esa cabaña al pie de la colina; pero no te entrometas demasiado. Pronto están de vuelta, y hay una multitud de rostros emocionados, y un alboroto de lenguas, y observaciones aleatorias se disparan sin aliento en el oído de la madre. ‘Hay colmenas de abejas’. ‘Vimos muchas abejas yendo a una”. “Hay un jardín grande”. ‘Sí, y hay girasoles en él”, “Y margaritas”. “Y hay una gran cantidad de hermosas flores azules con hojas ásperas, madre; ¿Qué crees que es? ” Borraja para las abejas, muy probablemente; les tienen mucho cariño. “Oh, y hay manzanos, perales y ciruelos a un lado; hay un pequeño camino en el medio, ya sabes. “¿De qué lado están los árboles frutales? “La derecha no, la izquierda; déjame ver, ¿cuál es mi dedal? Sí, es el lado derecho. ” Y hay papas y coles, y menta y cosas del otro lado / “¿Dónde están las flores, entonces? ” “Oh, son solo las fronteras, corriendo por cada lado del camino”. “Pero no le hemos contado a mamá sobre el maravilloso manzano; ¡Creo que tiene un millón de manzanas, todas maduras y rosadas! ¿Un millón, Fanny? ” Bueno, muchos, madre; No sé cuántos.” Y así sucesiva e indefinidamente; la madre obtiene poco a poco una descripción completa de la cabaña y su jardín.

Usos educativos de la vista. Todo esto es un juego para los niños, pero la madre está haciendo un trabajo invaluable; ella está entrenando sus poderes de observación y expresión, aumentando su vocabulario y su gama de ideas dándoles el nombre y los usos de un objeto en el momento correcto, cuando preguntan, ‘¿Qué es?’ ¿Y, para qué es esto?’ Y ella está entrenando a sus hijos en hábitos veraces, haciéndolos cuidadosos para ver el hecho y exponerlos con precisión, sin omisión ni exageración. El niño que describe: ‘Un árbol alto, que sube a un punto, con hojas bastante redondeadas; no es un árbol agradable para la sombra, porque todas las ramas suben” / merece aprender el nombre del árbol, y cualquier cosa que su madre tenga que decirle al respecto. Pero el niño descuidado, que no deja en claro si está describiendo un olmo o una haya, no debería recibir alabanzas; ni un pie debería mover su madre  para ver su árbol, no debe convencerla para que ella hable sobre él, hasta que, desesperado, se vaya y vuelva con una información más segura de la corteza áspera o lisa, o las hojas ásperas o lisas, luego la madre lo considera, y lleno de alegría, él se la lleva a verlo por sí misma.

Observación discriminante. Gradualmente, los niños aprenderán de manera discriminatoria todas las características de los paisajes con los que están familiarizados; y piense que una posesión encantadora para la vejez y la mediana edad es una serie de imágenes fotografiadas, característica por característica, en el resplandor soleado de la mente de un niño. Lo lamentable de los recuerdos infantiles de la mayoría de las personas es que están borrosos, distorsionados, incompletos, no son más agradables de ver que una copa fracturada o una prenda rota; y la razón no es que se olvidan las viejas escenas, sino que nunca las vieron por completo. En ese momento, no había más que una nebulosa impresión de que tales objetos estaban presentes y, naturalmente, después de un lapso de años, esas características rara vez se pueden recordar. El niño no se dio cuenta cuando los tenía delante de él.

Imagen Mental. Esta facultad de formar una imagen mental de las bellezas de la naturaleza es tan satisfactoria que vale la pena enseñar a nuestros hijos cómo hacerlo. Tenga en cuenta que los niños tienden a enfocarse en lo que está frente a ellos y deben ser persuadidos para darse cuenta de lo que está más lejos. Haga que los niños miren bien una parte del paisaje y luego que cierren los ojos y evoquen la imagen que tienen delante; Si algo de esto es borroso, será mejor que lo vean nuevamente. Cuando tengan una imagen perfecta ante sus ojos, que digan lo que ven así: ‘Veo un estanque; es poco profundo en este lado, pero profundo en el otro; los árboles llegan al borde del agua en ese lado, y puedo ver sus hojas y ramas verdes tan claramente en el agua que pensaría que hay un bosque debajo. Casi tocando los árboles en el agua hay un poco de cielo azul con una suave nube blanca; y cuando miras hacia arriba ves la misma pequeña nube, pero con mucho cielo en lugar de un parte, porque allí no hay árboles. Hay hermosos nenúfares amarillos alrededor del borde más alejado del estanque, y dos o tres  grandes hojas redondas que se vuelven como velas. Cerca de donde estoy parado, tres vacas han venido a beber, y una se ha metido lejos en el agua, casi hasta el cuello, etc.

Entrenar la atención. Esto también es un ejercicio en el que los niños se deleitan, pero, dado que implica cierto ejercicio en la atención, es fatigante y solo debe emplearse de vez en cuando. Sin embargo, vale la pena darles a los niños el hábito de tener un poco de paisaje de memoria, porque es el esfuerzo de recordar y reproducir lo que es fatigante; mientras que el acto de ver totalmente de manera completa y detallada es placentero; es probable que se repita inconscientemente hasta que se convierta en un hábito del niño que de vez en cuando necesita reproducir lo que ve.

Flores de campo y la historia vital de las plantas.
Leche, mostaza, grada de descanso, colcha de dama, hierba de sauce, todas las flores silvestres que crecen en su vecindario; debería poder describir la hoja, su forma, tamaño, creciendo desde la raíz o desde el tallo; la forma de florecer una cabeza de varias flores, una sola flor,o una espiga, etc. Y, después de haber conocido a una flor silvestre, para que nunca puedan olvidarla o confundirla, deben examinar el lugar donde la encuentran, para que sepan en el futuro en qué tipo de terreno buscar tal y tal flor.[…] Si la madre no es una gran botánica, encontrará algunas guías, lo suficiente claras como para identificar las flores, nombres comunes, hechos y hasta mitos gradables que los niños disfrutan. Para las colecciones de flores silvestres durante varios meses, presiónelas y colóquelas cuidadosamente en cuadrados de cartuchos de papel, con el nombre, el hábitat y la fecha de hallazgo de cada una,  esto ofrece una ocupación bastante entretenida . Al mismo tiempo, una capacitación muy útil y mejor aún es acostumbrar a los niños a hacer dibujos con pincel de las flores que les interesan, de toda la planta si es posible.

El estudio de los árboles. Los niños también deben tener cercanía temprana con los árboles; deberían elegir media docena de árboles, robles, olmos, fresnos, hayas, en su desnudez invernal. En el invierno, observarán los ligeros mechones de abedul, los brazos anudados del roble, el crecimiento robusto del sicómoro. Se puede esperar para aprender los nombres de los árboles hasta que lleguen las hojas. Poco a poco, a medida que avanza la primavera, contemple su endurecimiento general y una apariencia de vida en las ramas aún desnudas; la vida se agita en el hermoso misterio de las yemas de las hojas, un nido de delicadas hojas de bebé que se encuentran en un cálido calor dentro de muchas envolturas impermeables; el roble y olmo, el haya y el abedul, cada uno tiene su propia forma de desplegar y empaquetar sus folletos…

Estas ideas son bastante útiles y dan una noción clarísima de todo lo que podemos hacer en nuestras salidas de estudio de la naturaleza, para contemplarla con detenimiento, para apreciarla, intimarnos con ella y con el paso del tiempo por que no valorarla. ¿Y es que no podría comenzar desde aquí el cambio por la preservación de la vida natural que tanto deseamos en estos días?

Es a partir de este tiempo y de nuestras observaciones, que nacen nuestros diarios o cuadernos de naturaleza; con seguridad más adelante estaré hablando sobre el tema, pero por ahora, podemos tener una idea acerca de ellos con esta descripción inicial que nos da la Srta. Mason en el volumen I.

Calendarios. Es una tarea importante que los niños mantengan un calendario con la primera hoja de roble, el primer renacuajo, el primer resbalón, el primer amento, las primeras moras maduras, dónde se ven y cuándo. El próximo año sabrán cuándo y dónde buscar sus favoritos y, cada año, estarán en condiciones de agregar nuevas observaciones. Piense en el entusiasmo y el interés que tal práctica dará a las caminatas diarias y pequeñas excursiones. No habrá un día en que no se espere que un amigo celebre “Su primer____” en casa.

Diarios de la naturaleza. Tan pronto como puede conservarlo, un diario de la naturaleza es una fuente de deleite para un niño. Cada día que camina le da algo para registrar: tres ardillas en un alerce, un arrendajo volando a través de ese campo, una oruga trepando por una ortiga, un caracol comiendo una hoja de col, una araña que cae repentinamente al suelo, donde encontró una hiedra, cómo estaba creciendo y qué plantas estaban creciendo con él, cómo trepa la enredadera o la hiedra. Se le ocurren innumerables asuntos para registrar al niño curioso. Si bien es bastante joven (cinco o seis), debería comenzar a ilustrar sus notas libremente con dibujos a pincel; al principio, debería tener un poco de ayuda para mezclar colores, pero se le debería dar los principios más no instrucciones. No se le debería decir que use ahora esto y ahora aquello, sino que “conseguiremos el morado al mezclar esto y lo otro”, y luego se le debe dejar solo para obtener el tinte correcto. En cuanto al dibujo, la instrucción no tiene duda de su tiempo y lugar; pero su diario de naturaleza debería dejarse a su propia iniciativa. Un niño de seis años producirá un diente de león, una amapola, margarita, con sus hojas, impulsado por el deseo de representar lo que ve, con sorprendente vigor y corrección. Un libro de ejercicios con cubiertas rígidas sirve para un diario de la naturaleza, pero es necesario tener cuidado al elegir un papel que responda tanto para escribir como para dibujar con pincel.

Si te identificas conmigo en cuanto a ir progresivamente con el estudio de la naturaleza, te recomiendo que empieces primero con salidas cortas y sin sofocar a los niños con tantas preguntas, más bien poco a poco, esperar a que ellos también se vayan sintiendo a gusto con lo natural. Luego puedes ir probando las ideas de la Srta. Mason, siempre que encuentres la oportunidad y las actitudes lo permitan, hasta finalmente incorporar los diarios de naturaleza; (En nuestro caso el Calendario es algo que agregaremos como objeto familiar este nuevo año académico), puedes llevar el cuaderno de naturaleza en tus salidas o traer a casa contigo algunos ejemplares que puedan servir para observar y dibujar.

Esta sección del primer volumen de Charlotte Mason acerca de la vida al aire libre, es muy inspiradora, nos invita a ser conscientes de lo que nos rodea y nos permite hacer uso de todo lo que tengamos a la mano. Sin limitarnos por que vivamos en la ciudad y no en el campo, una huerta en nuestro patio, las flores de nuestro jardín, nuestras mascotas, las maceticas preferidas de la abuela, pueden ser útiles. Es muy fácil idealizar un estudio de la naturaleza perfecto, diarios de naturalezas impecables y niños siempre dispuestos a registrar lo que ven. La realidad es que todo esto hace parte del hábito gradual de observar y sobretodo desde mi experiencia, de parte de nosotros, modelar e inspirar, salir con ellos, observar a su lado, enseñarles como hacerlo y apreciarlo juntos. Así que te invito a estrenar tu propio diario de naturaleza y disfrutar juntos esta experiencia de aprendizaje.

En la segunda parte de esta serie, quiero compartir mas instrucciones que la Srta. Mason nos da acerca del estudio de naturaleza con animales, la influencia de nuestras actitudes en el estudio de la naturaleza y el por qué de su insistencia en promover el contacto con lo natural, como recurso principal en la educación inicial de los niños de por lo menos hasta los 6 años.

Siempre atenta a cualquier idea, recurso o experiencia que quieras compartir sobre el tema. ¡Nos vemos pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s